El Plan de Infancia y Adolescencia de la Comunidad de Madrid 2017-2021  recoge entre sus medidas la creación del Consejo Autonómico de Participación de la Infancia y la Adolescencia de la Comunidad de Madrid, hecho que desde Injucam venimos proponiendo y solicitando desde hace tiempo:

Medida 86. Estudiar la creación del Consejo Autonómico de la infancia y la adolescencia, que podría participar del Consejo Nacional de Participación Infantil (Consejería de Políticas Sociales y Familia).

En el seno de la comisión de la Comisión de Participación Infantil, que preside Injucam, del Consejo de Atención a la Infancia y la Adolescencia de la Comunidad de Madrid (C.A.I.A. del que somos miembros desde su re-constitución en Junio de 2014) aprobamos, el pasado 14 de marzo, la creación de un grupo de trabajo para el Consejo Autonómico de Participación de la Infancia y la Adolescencia.

La participación de la infancia no sólo es un derecho reconocido en la Convención de los Derechos del Niño, en concreto en su artículo 14, sino que es sobre todo uno de los cuatro principios fundamentales de la Convención junto con los principios de 2. no discriminación; 3. el interés superior del niño; 4. el derecho a la vida, la supervivencia y de desarrollo. y son la base para que todos y cada uno de sus derechos se conviertan en realidad.

Desde nuestros orígenes hemos trabajado duro para aumentar la garantía y el disfrute de estos derechos con especial énfasis en el derecho a participar que todo niño y niña posee.

Recomendamos encarecidamente la lectura de la Observación General nº 12 (2009) del Comité de los Derechos del Niño: es contundente afirmando que el derecho de todos los niños, niñas y adolescentes a ser escuchados y tomados en serio constituye uno de los valores fundamentales de la Convención. Como decíamos el Comité ha señalado el artículo 12 como uno de los cuatro principios generales de la Convención, lo que pone de relieve que este artículo no solo establece un derecho en sí mismo, sino que también debe tenerse en cuenta para interpretar y hacer respetar todos los demás derechos.

El Comité recomienda enérgicamente que los Estados partes hagan el máximo esfuerzo por escuchar a los niños que se expresan colectivamente o recabar sus opiniones, que pueden aportar perspectivas y experiencias útiles, y deben tenerse en consideración al adoptar decisiones, formular políticas y preparar leyes o medidas, así como al realizar labores de evaluación.

Venimos observando desde hace años como han ido poniéndose en marcha, con moderado éxito, mecanismos de participación infantil y adolescente en los barrios y municipios de nuestra región.

V Encuentro Estatal Consejos Participacion Oviedo 2018A nivel estatal también comprobamos como se han ido produciendo diversos encuentros de Consejos de Participación Infantil y Adolescente, el último celebrado recientemente en Oviedo, y en el que hubo representación de adolescentes de asociaciones de Injucam. También como hito histórico en enero de 2017 ocho chicos y chicas de los consejos locales presentaron sus propuestas a los parlamentarios y realizaron una petición: la creación de un Consejo Nacional de Participación que sirva para establecer un diálogo entre la Comisión de Derechos de la Infancia del Congreso de los Diputados y los niños y niñas. Experiencia que se repitió en enero de este 2018 y tiene visos de celebrarse de manera anual.

Sin embargo a nivel autonómico no existe a día de hoy un mecanismo legitimado donde se puedan formular las opiniones de niños, niñas y adolescentes en los asuntos que consideren.

El derecho a la participación protagónica pasa inexorablemente por que los niños y niñas y adolescentes tomen progresivamente conciencia de que son sujetos de derechos sociales y políticos, y está íntimamente relacionado con la creación de los mecanismos, como este Consejo, que generen cauces estables y legitimados donde niños y niñas puedan proponer, explicar, criticar y así incidir directamente en las políticas públicas y defiendan el ejercicio de sus derechos.

Tres cuestiones básicas e indispensables sobre cómo debe ser el Consejo:
  1. Ha de estar compuesto por niños, niñas y adolescentes que representen a otros muchos, estableciéndose unas garantías de que esta representatividad se da de manera adecuada. Esta capacidad de representación se puede articular, entre otras formas, a través de encuentros donde la infancia pueda debatir y acordar las cuestiones que consideren. Deberá para todo ello contar, entre otro mecanismos posibles, con los consejos de participación municipales que ya existen.
  2. Debe ser el mecanismo legitimado por Gobierno y Asamblea de la Región para vertebrar las propuesta de Niños, niñas y adolescentes de la Comunidad de Madrid. Para que este diálogo sea real, consideramos necesario la construcción de una agenda común de temas establecida entre los niños y niñas como el gobierno y la asamblea y que haya un seguimiento y rendición de cuentas del estado de las propuestas que lleve la infancia.
  3. Dotar de presupuesto suficiente y propio tanto para los encuentros como para contar con personas que dinamicen y faciliten el desarrollo de las funciones del Consejo.
  4. Que el trabajo sea continuado. Hay que dejar atrás la época de organizar plenos con la infancia para sólo hacerse la foto, hay que calendarizar y sistematizar el trabajo, facilitando la reflexión, el debate, la elaboración de propuestas justificadas y la rendición de cuentas.

 

Compartir →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Web realizada por Tropelias & Pedernal  - 2013